martes, 5 de febrero de 2008

R... de regalos

¿Por qué pongo la “r” en mayúsculas? Pues porque los regalos que he recibido hoy, sin duda sin merecerlos, son de una calidad increíble y seguramente los mejores recuerdos que tenga de Japón, junto con los amigos que hice durante mi primera estancia en este país. Eso sí, es muy posible que esos recuerdos, si dios quiere, residan conmigo en Japón durante mucho tiempo (de hecho, cuanto más mejor).

Si ayer os explicaba que el día, climatológicamente hablando, había sido bastante bueno, el de hoy ha sido aún mejor. Bastaba con una chaqueta para pasear por Tokyo, con un sol que me ha hecho recordar gratamente esas mañanas primaverales de Palma de Mallorca. Cerca de 15ºC, eso lo dice todo. No obstante, hoy no ha habido lugar para visitas culturales, sino que he dedicado todo el día a los quehaceres editoriales de Dolmen Editorial. En total han sido dos reuniones. La primera en el edificio central de la todopoderosa Shogakukan y la segunda en las oficinas de Tezuka Productions. Todo esto gracias al patronazgo del Sr. Akira Kashima, quien realiza las veces de intermediario entre Dolmen Editorial y las mentadas casas editoriales japonesas y a quien le doy las gracias por su amabilidad.

A las dos de la tarde se había concretado la primera reunión y he vuelto a ser recibido por los responsables de Shogakukan con los que Vicente (director de Dolmen Editorial) y un servidor tuvimos ocasión de entrevistarnos durante la pasada Feria del Libro de Frankfurt. Como siempre una reunión de lo más amena. Obviamente no puedo relatar los detalles del encuentro al estar amparados por el tan conocido “secreto profesional”. Sin embargo, sí puedo relataros la excursión guiada que he podido realizar por las gigantescas oficinas del Edificio Shogakukan (puesto que es un edificio entero). Sencillamente impresionante. Con plantas dedicadas exclusivamente a cierto tipo de revistas o libros.

Pasear por la planta donde la revista Shonen Sunday (por cierto, he estado hablando personalmente con su editor jefe) o sus hermanas para adultos Big Comic son planificadas y demás ha sido una experiencia casi religiosa. He tenido la sensación de estar peregrinando a tierra santa. Y lo mejor de todo es que pese a que había mucha gente trabajando a esas horas del mediodía, mi guía me decía que las oficinas estaban casi vacías y que era por la noche cuando la actividad se volvía frenética de cara a cierres de revistas y las tantas miles de publicaciones que Shogakukan lanza cada mes. Una auténtica locura (eso sin mencionar que tienen un departamento única y exclusivamente dedicado a editar revistas para profesores recién salidos de la universidad que les enseñan cómo impartir sus primeras lecciones, algo que mucho me temo sería inviable no sólo en España, sino en toda Europa). Naturalmente, por pura cortesía, no he querido indagar en la posibilidad de realizar fotografías. ¿Y los regalos? Pues en esta primera reunión los regalos han sido los siguientes: un calendario del 2008 con imágenes de Cross Game de Mitsuru Adachi, un libro de imágenes de gatos, una revista para niños/as de segundo grado de primaria con unos regalos, un libro para aprender japonés para niños japoneses de primaria y, lo mejor de todo, el diccionario Japonés-Español de Shogakukan, que es considerado posiblemente el mejor en su materia en Japón y cuyo precio de mercado es de 6,600¥. Ya no me tendré que comprar uno en España.

Tras la reunión, y sin apenas tiempo para comer, nos hemos dirigido a las oficinas de Tezuka Productions. Un curioso edificio que antes era una escuela, pero que fue comprado y remodelado para servir de cuartel general para la gestión del legado del gran maestro. La reunión ha vuelto a ser realmente amena, más aún cuando Dolmen Editorial acaba de anunciar la licencia de su primer título de Osamu Tezuka de cara al Salón Internacional del Cómic de Barcelona. He vuelto a tener el privilegio de merodear por el edificio y la verdad es que ha sido algo abrumador. ¡Todo estaba decorado con originales de Osamu Tezuka a color! Y además, una estatua de Astroboy daba la bienvenida a los visitantes. La planta baja estaba atestada de merchandising de todos y cada uno de los personajes creados por el autor de Black Jack. Una auténtica delicia. ¿Y los regalos? Pues nada más y nada menos que el catálogo Tezuka, The Marvel of Manga realizado en inglés para la exposición que tuvo lugar en el National Gallery of Victoria (Melbourne, Australia) a finales del 2006. Una obra de arte hecha catálogo. Os dejo con una fotografía estilo "collage" de mis nuevas pertenencias.

7 comentarios:

emili dijo...

Que cabrón que eres...ya me podrias conseguir un diccionario de esos.
Espero que cuando llegues a mallorca el dia de la clase traigas algo,eh?

Miguel Ortega Pereira dijo...

Sí, unos ramen para tu tomodachi xDDDD

Tony Ruiz dijo...

Uaaauuuhhh! Que envidia, Miguel...
Oye, ¿No reconociste a ningún autor por ahí?

P.D: Nuevo comentario y nuevamente registro. Ya me estoy empezando a hartar... :-(

Julio Lleonart i Crespo dijo...

Que cabronazo, ahora si que me das endivia de la malsana.

Miguel Ortega Pereira dijo...

Sus fastidiáis xDDDDDDDDDD

No, autores no había desgraciadamente, pero bueno si me quedo por aquí ya tendré tiempo de verles y conocerles supongo.

PD: Tony hay una cosa que se llama "guardar contraseña y nombre de usuario" xDDD

Tony Ruiz dijo...

No es ese mi problema listo.

Es que me registro, me pido una contraseña, me mandan un E-Mail a mi dirección, lo valido y cuando voy a escribirte un mensaje y me piden (y yo adjunto debidamente) la contraseña, me dicen que no está registrada y que me vuelva a registrar. Y eso cada vez que escribo aquí.

Se vé que entre que valido el E-Mail que me manda y luego regreso a este Blog, algo se suele perder. Sospecho de algún Firewall que pudiera tener funcionando...

Miguel Ortega Pereira dijo...

Jo, pues que mala pata! Bueno, como premio a tu constancia te traeré algo de Japón :D