jueves, 7 de febrero de 2008

INTIMΛ

Cada día intento buscar un titulo más extraño. Esta vez incluyendo una letra griega. ¿A qué viene todo esto? Pues a que el día ha sido de lo más extraño desde el punto de vista climatológico. A primera hora nubes y claros, a media mañana amago de tormenta de nieve, durante la sobremesa lluvia que por la noche se ha visto acompañada de un aire gélido que parecía venir de Siberia. Así que salvo darme ciertos paseos por algunas librerías que me interesaban, localizadas cerca de Shibuya, hoy no ha habido nuevas visitas culturales por mi parte, pese a que tenía planeado rendir homenaje a los caídos japoneses en el Santuario de Yasukuni. Quizás mañana si el tiempo acompaña.

Así que voy a rescatar algunas cosas que he ido viendo, pero que he obviado hasta la fecha para que las entradas del blog no fueran consideradas como volúmenes enciclopédicos. ¿Os acordáis de mi paseo al estilo “Blitzkrieg” por Ginza del que os hablé hace poco? Pues bien, realmente fue algo más largo.

La zona de Ginza es, sin duda alguna, la zona dedicada en exclusiva a las grandes marcas de ropa, perfumería, cosméticos y repostería. Los precios se disparan, aunque si se busca bien se puede encontrar algo más o menos asequible. En Ginza es donde he visto más anuncios con personalidades occidentales como principales protagonistas (no sé porqué, pero Tommy Lee Jones está por todas partes en Tokyo en estos momentos). El punto más importante es el cruce y de ahí nacen las cuatro arterias principales de Ginza. Además de toda la retahíla de marcas, es una zona dedicada a la cultura teatral, puesto que los principales teatros de la ciudad se encuentran ahí. El mejor, desde mi punto de vista (me encanta el Kabuki) es el Kabukiza, uno de los más tradicionales y que casi siempre cuenta con una afluencia increíble. Tuve el privilegio de asistir a una representación de Kabuki el año pasado, pagando únicamente 1000¥. Aunque tuve que estar de pie, mereció muchísimo la pena. Luego tenemos los teatros Shinbashi Enbujo Theater, con cerca de mil quinientas localidades, y el Tokyo Takarazuka Theater que tiene como particularidad que todos los integrantes de la compañía Takarazuka son mujeres.

No obstante, no sólo del teatro vive Ginza, sino que se alimenta también de dos lugares emblemáticos: el Sony Building, en el que la marca Sony tiene un pequeño museo que espero visitar en breve, y el Tsukiji Market, mercado gigantesco dedicado casi en exclusiva al pescado... ¡que se abre a las cinco de la mañana y por el que se dice que pasa casi la cuarta parte del pescado del mundo! Será difícil encontrar transporte a dichas horas, pero según me comentó el Sr. Akira Kashima, en torno a las ocho de la mañana se celebran subastas y es interesante ir a verlas. Además de que hay restaurantes de sushi en los que el pescado todavía aletea prácticamente.

Lo más destacable de mi primera incursión en este distrito de la capital nipona fue encontrarme de sopetón con una mini exposición de coches Nissan de un lujo abrumador. Justamente terminaba ese día, así que tuve muchísima suerte de pasar por allí durante las últimas horas de la misma. Se habían expuesto dos coches en la primera semana y otros dos en la segunda, la mía: el Nissan GTR (deportivo negro que me pareció más o menos normal) y el Nissan INTIMΛ, que merece todos los elogios posibles. No es que sea únicamente espectacular el diseño tanto interior como exterior, sino que encima ¡tiene su propia línea de complementos de perfumería y marroquinería! No me atreví a preguntar el precio por miedo a un colapso neuronal, pero me quedé con las ganas de subir dentro. Disfrutad de las imágenes como siempre.

5 comentarios:

Julio Lleonart i Crespo dijo...

Viendo ese coche te sientes un poco a lo Tom Cruise en Minority Report ¿no? Peacho coshesito XD

Sherlock Hound dijo...

Ahora que he visto el coche. ¿Vas a probar de conducir alguno? Ir por la parte izquierda debe ser toda una experiencia, je je.

Miguel Ortega Pereira dijo...

Hombre sí, la verdad es que probaré a conducir alguno si me quedo, más que nada porque un coche es muy barato en Japón que en España. Aunque con el transporte público te mueves a cualquier lado y son millones los que lo utilizan aquí.

PD: pues si hubieseis visto a las azafatas japonesas presentando el coche...

Eleone-Chan dijo...

¡El teatro kabuki! ¡como mola! ¿Es la cuarta foto? Si es así se nota que lleva muchos años en pie, tiene pinta de ser muy tradicional. ¿No has encontrado alusiones a las geishas, aparte del teatro? Porque creo que recordar Ginza era el barrio de geishas por excelencia.

¡y restaurantes de sushiiiiii!!! :D~~~~~~ lo malo es que recién comprado, y sin que lo hayan congelado previamente, puede contener parasitos como el anisakis (mierda, el examen de hoy me ha afectado XDDD) así que no sé si me fiaría mucho... aunque seguramente para cuando pensase en esto, ya me habría zampado unos cuantos, y pusiese cara de "que mas da" XDDDD

Peaso coche! Haberte subido, que supongo que eso sería gratis XD

Miguel Ortega Pereira dijo...

El de las geishas era Gion de Kyoto xDDDD

Subirse en GTR era gratis...el otro tenía un cordón de seguridad T_T