martes, 5 de febrero de 2008

Calma tras la tormenta

El día ha sido radiante en todos los aspectos, pese a que a partir de las cinco de la tarde aproximadamente el viento gélido ha vuelto a campar por sus anchas por la capital nipona. Pese a éste último detalle, el sol ha brillado e incluso ha llegado a hacer calor al mediodía, bastando una simple chaqueta para pasear a lo largo y ancho de Asakusa, destino del día.

No obstante, hoy era un día que iba a planificar, valga la redundancia, dos días venideros. ¿A qué viene todo esto? A que ya he fijado las fechas de mi viaje relámpago a Hokkaido (aunque mi destino final es Hirafu, un lugar en medio de las montañas nevadas de la isla norteña del archipiélago japonés).

Estaré fuera exactamente veinticuatro horas. He escogido ANA como compañía aérea al haber ya volado con ella durante mi primera estancia en Japón, realizando el trayecto de Fukuoka a Tokyo. El precio en clase turista con tasas incluidas ha sido de 29,000¥ y el trayecto apenas dura una hora y media aproximadamente, desplazándome desde el aeropuerto de Haneda a Chitose. Tras llegar a Sapporo, dos horas de camino hasta Hirafu y a cruzar los dedos se ha dicho.

Ha sido realmente entretenido el proceso de adquisición del billete. La chica de la agencia de viajes, bastante joven por cierto, ha directamente impreso hojas de la web de ANA (supongo que a través de un portal dedicado a agentes de viajes) y al terminar la transacción simplemente ha impreso dos hojas para los dos vuelos y listos. Añadir que me he visto obligado a escribir mi nombre en Katakana para que pudiera leerse en dichas hojas, es decir, así: ミゲル オルテガ. Otro de esos recuerdos que se te quedan grabados para siempre supongo.

Nada más terminar, como un rayo me he dirigido a Asakusa para realizar una serie de visitas que se quedaron en el tintero la última vez: Sensoji Temple, Asakusajinja Shrine y Nakamise, principalmente. Todas las paradas están conectadas entre sí. Nakamise es una calle que rondará los trescientos metros de largo, pero tiene la particularidad de que está repleta de tiendas que datan del Período de Edo. Como es lógico muchas de ellas han acabado digamos “sucumbiendo” a las técnicas de venta rápida de cara a los turistas, en su mayoría coreanos y chinos (con la peculiaridad de toparme con un grupo de Boy Scouts de USA con los nombres colgando de sus cuellos y con sus auténticas vestimentas). Atestada de gente de toda clase y condición, lo mejor son los pequeños puestos familiares de dulces en los que los propios cocineros te muestran casi delante de tus narices cómo se hacen (algo habitual en todo Japón). Pero es realmente espectacular la estampa que deja al fondo de la calle la entrada al Sensoji Temple, el más viejo de Tokyo y con una típica linterna japonesa inmensa a la entrada, además que aún quedaban vestigios de nieve. Como por la mañana hacía todavía algo de fresco, el puesto que más atraía a los turistas era uno cuyo reclamo consistía en el siguiente cartel: “Típico sake japonés dulce a 200¥ el vaso”. Servidor al estar de servicio decidió proseguir con la visita cultural.

Luego venía la zona de purificación. Esta vez creo que con dos etapas. La primera una especie de urna gigantesca en medio de la calle en la que se ponían, si no voy errado, barritas de incienso. Pues eso era todo un peligro para la gente mayor que se acercaba con gran ilusión y salían con una tos de espanto, casi pidiendo una ambulancia. Y la segunda, ¿cómo no?, la fuente para la purificación de manos y boca (algún turista se saltaba a la torera lo “no beber del cazo directamente” desgraciadamente).

Justamente al lado se encuentra el Asakusajinja Shrine, cuyo principal aliciente es el Sanja Festival, uno de los festivales tradicionales más importantes de Japón. Se ve que las celebraciones allí son realmente buenas. Lástima no haber coincidido con las fechas.

En general, Asakusa es una zona bastante tradicional, donde abundan las tiendas de quimonos, con todo tipo de precios, colores, complementos. Destaco a una señora que dibuja en vivo y en directo sobre una típica toalla japonesa un dragón con una precisión increíble. No he querido hacer una foto de la escena, pero creo que me he quedado embobado junto a una pareja de coreanos por los menos diez minutos.

Si pasamos al tema de las anécdotas, que se está convirtiendo en una pseudo-sección de cada una de las entradas de este blog, hoy volvemos a tener partida doble. La primera ha sido ver como un hombre bajaba a toda pastilla unas escaleras del Sensoji Temple y bloques de nieve que caían del tejado le iban cayendo por todos los lados a diestro y siniestro. Si el más grande le hubiese dado, igual el pobre pasa la noche en urgencias. Finalmente, cuando ya me dirigía de vuelta al hogar y tras haber realizado una incursión estilo “Blitzkrieg” por Ginza, necesitaba mirar la mejor línea de metro para la conexión, puesto que el pase mensual me limita ciertas líneas, pero a veces puedo coger varias en una misma estación. Pues bien, mientras me dirigía al primer metro miraba la siguiente conexión un hombre, no japonés, me pregunta: “Do you know where you are going?” (“¿Sabes a dónde te diriges?” o “¿Sabes a dónde vas?”) a lo que he respondido amablemente “Yes, thank you”. Sólo realizaba una parada con el primer metro para luego conectar con el metro que me llevaba a Ikebukuro. ¿Adivinad con quién me vuelvo a encontrar nada más bajar del vagón? Pues sí, con el mismo hombre que se había bajado de otro vagón… ¡y estaba mirando el mapa de las líneas de metro de una columna! Pero la repanocha ha sido cuando el tío se ha vuelto a subir al mismo vagón. Menos mal que sabía mi camino, que si no, hubiese acabado en Nagoya o más lejos aún.

11 comentarios:

Sherlock Hound dijo...

El turista ese estaba más perdido que un pulpo en un garaje ¿verdad?

emili dijo...

Buenas que tal , hace frio ...bueno te voy contando lo de la clase de hoy lunes 4 de febrero para hacer ejemplos solo decian tu nombre ;)...nose porque será pero bueno .En la clase de hoy ha venido un nuevo compañero llamado Arturo-san que anteriormente estuvo en japón(anteriormente = noviembre) y bueno pues eso que te lo pases bien...
Por cierto hoy ha surgido otra nueva frase mítica, la de "porque no te callas",la que dice el rey que según Izumi-sensei esa frase ha llegado asta japón, que no te dire como se dice (haber si tu la descubres y la pones en un comentario)

Carmen González dijo...

Hola Miguel.
Se ve que lo estás pasando bien, hasta dan ganas de irse para allá a verlo en persona.
Un saludo.
Carmen.

Miguel Ortega Pereira dijo...

No sé si estaba perdido, pero tenía más peligro que Stallone con un guión cinematográfico.

Emilio, "asta" nooooo xD "hasta" con "h" leñe. Jo, echo de menos las clases de japonés aunque aquí estoy practicando todo lo que puedo y más.

Hey Carmen! ¿Cómo va eso? Pues sí, me lo estoy pasando de vicio, aunque me lo pasaré mejor si la próxima semana me contratan. Rezad por mí anda :p

Sherlock Hound dijo...

¿Cómo que más peligro que Stallone con un guión?
Rocky/Rambo mola que te cagas, jejeje. Además seguro que con el frío que hace en Japón más de una vez no te "habrás sentido las piernas" xD

Julio Lleonart i Crespo dijo...

Sabes que no soy de rezar, pero por que cumplas tus sueños (por raros que me parezcan) puede que haga una excepción. Por otro lado y a cambio, quiero un post específico sobre Sapporo y sus birras. XD

Miguel Ortega Pereira dijo...

Lo de Sapporo y sus birras chungo, voy a pisar la ciudad cinco minutos, miraré en el aeropuerto de hacer unas foticos a las diferentes marcas xD

emili dijo...

Por cierto veo que no lo has escrito como seria la frase de porque no te calla... como eres tu te lo dire:
Esa frase está traducida de diversas maneras en la prensa japonesa:
-La más ligera es だまったらどうか (Damattara dooka)
-La mediana だまりなさい(Damarinasai)
-Y la más fuerte だまれ!(Damare!)

fuente: いずみ

Miguel Ortega Pereira dijo...

Qué crack Emilio! Arigatou xD

Dale las gracias a Izumi, tú fuente...y la mía :D

Eleone-Chan dijo...

Menudo colocón de incienso XDDD todas las colegialas asi como echadas para atras XDDD

Otro sitio precioso ^^ por cierto, se me olvidó decírtelo en el post anterior, te deseo mucha suerte cuando vayas a ese lugar perdido en Hokkaido! ^^

Miguel Ortega Pereira dijo...

Arigatou ^^

PD: me esperan cerca de -15 grados...pero...¿quién dijo miedo? Voy a la yugular xD