sábado, 12 de enero de 2008

Let's Go!

La verdad es que es complicado empezar a escribir en un blog cuando jamás en tu vida has escrito uno. Pero bueno, como se suele decir en inglés "I'll do my best". Antes de entrar en materia, explicaré la razón para la creación de este blog que lleva por nombre "Japanese Dream".

La razón fundamental es un viaje al País del Sol Naciente que realizaré en breve y que me permitirá residir temporalmente durante algo más de un mes allí, en la capital, Tokyo. Mi viaje comenzará el 27 de Enero y finalizará, si no puedo evitarlo, el día 1 de Marzo. Los que me conocen personalmente saben que hay un motivo especial para iniciar una aventura en un país que se encuentra a unos doce mil kilómetros de España, pero, y vuelvo a utilizar el inglés, "it can't be helped". No obstante, el hecho de ostentar el puesto de coordinador de la recién creada línea manga de Dolmen Editorial ya es motivo más que suficiente para viajar allí.

El nombre del blog, "Japanese Dream", lo he escogido básicamente por un motivo. Posiblemente muchos de los lectores de este blog habrán tenido la ocasión de visitar Japón o tengan intención de hacerlo en un futuro. Personalmente será la segunda vez, puesto que tuve la ocasión de visitar el país de mis sueños hace apenas unos meses (Hajime, sí, seguimos inmersos en una película de Satoshi Kon y no veas cómo fastidia no saber cómo demonios acabará el largometraje). Así que, en la medida de lo posible, voy a intentar que la gente disfrute con las entradas de este blog que narrarán las diferentes visitas que el gestor de este blog realizará mientras esté en Japón. Así pues, para empezar os dejo con una imagen del archipiélago japonés vía satélite que, si os apetece, podéis incorporar como fondo de escritorio en vuestro ordenador personal, especificando la característica de "imagen expandida". La verdad es que el resultado no puede ser más espectacular, os lo garantizo.

Por cierto, dos apuntes finales. La fotografía que podéis ver en la cabecera de este blog corresponde a unas de las fotografías que tomé durante mi primer viaje a Japón. Es el Rokuonji Temple, también conocido como "Kinkakuji" o en inglés "The Golden Pavilion", situado en Kyoto, una ciudad de la que me enamoré al instante. Es una de las visitas obligadas, sin excusas. Y por último indicar que algunas de las entradas de este blog serán en inglés, dedicadas a mis amigos de la beca Global Youth Exchange Program 2007.




10 comentarios:

Julio Lleonart i Crespo dijo...

Mi primer comentario ^^ Sólo una cosa que decirte. Friki!!! Sí, los hay del cómic, de la música y de los países XD Tu eres de estos.

Miguel Ortega Pereira dijo...

Lo sé, lo soy y lo acepto. Pero como consiga quedarme allí al final tendrás que pedirle a este friki alojamiento en futón XD

Prometo muchas fotos :D

Sherlock Hound dijo...

Hermanito, esmérate un poco más en la redacción que no está del todo pulida y revisa el texto que hay un par de faltas. ¿Y hazte una cuenta en Twitter!

Diego Arias dijo...

Esperemos que esta obcecación tuya surgida de la primera visita, la puedas reconducir para lo lograr ese deseo por el que tanto suspiras y entonces, rendirte definitivamente ante esa “japonitis” agudas que padeces, o quizá debería decir doncella japonesa xD.

Miguel Ortega Pereira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Ortega Pereira dijo...

Por partes. Ya he corregido la única falta que había, así que no busques más porque no hay. Y en cuanto al nivel de redacción...en tu vida lograrás una redacción como la mía :p
Y no me hago cuenta twitter de esas porque no me gustan, punto final.

Diego, la obcecación sobre Japón no surgió por mi primera visita, sino que fue un cúmulo de factores a lo largo del tiempo. ¿Japonitis? La línea entre obsesión y pasión siempre ha sido muy fina, quizás demasiado.

Diego Arias dijo...

Si ya sabes que te entiendo, soy un apasionado hasta la médula de algunos campos culturales por decirlo de alguna manera. Pero mientras la pasión no llegue a ser malsana, por muy absorbente que esta sea, tampoco creo que alcance el grado ese obsesivo que sí es preocupante. Por eso hacía alusión a la obstinación, esa voluntad es precisamente tu mejor arma.

Miguel Ortega Pereira dijo...

Entonces estamos de acuerdo. Además que este viaje tiene cierto grado de reconciliación personal. Por lo tanto, la obstinación que muy bien defines sí es mi mejor arma y, quizás, la única disponible a mi alrededor.
Posiblemente tenga que reconocer un cierto grado de obsesión por Kyoto, hasta extremos quizás exagerados, pero los recuerdos de dicha visita todavía los tengo anclados en las retinas.

Begoña dijo...

Mi primer comentario va a ser para dar las gracias, gracias por abrir este "agujero de gusano" entre España y Japón por el que podremos disfutar contigo de todo lo que tu vas a compartir. Nos seguimos leyendo. Por cierto la imagen expandida ocupa ya mi fondo de escritorio y queda ciertamente espectacular.

Miguel Ortega Pereira dijo...

Dios, Chihiro! xD Thanks for coming!

Me alegra de que te lo hayas puesto como fondo de escritorio y te guste.